Manteca de coco | Hazla en casa en un pis pas

Manteca de coco | Hazla en casa en un pis pas

La manteca de coco no es sólo un ingrediente para jabones, mascarillas de pelo y exfoliantes corporales.

¡No señor, no!

La manteca de coco es un ingrediente excelente para cocinar y la buena noticia: es una receta fácil de hacer en casa.

Un sólo ingrediente, un procesador de alimentos y voilá.​

¿Así de fácil? Pues si.

​Es la opción más económica y más saludable, pero debes tener en cuenta algo importante:

Compra un coco rallado o copos de coco deshidratados de buena calidad y preferiblemente ecológicos.

El coco rallado que suele venderse en la sección de repostería tiene azúcar añadidos y dióxido de azufre añadido para blanquear ¡Ojito!​

Manteca de coco | Hazla en casa en un pis pas
1

manteca de coco

receta fácil con 1 ingrediente

#1. ingredientes manteca de coco

350 gr coco rallado o copos de coco

#2. elaboración manteca de coco

>> Pon en un procesador de alimentos el coco rallado o los copos de coco deshidratados y tritura a velocidad máxima.

>> Dependiendo de la potencia del robot que uses este proceso puede durar desde 4 minutos hasta 20 minutos.

>> Debes triturar hasta que el coco suelte su aceite y se transforme en una crema untuosa al igual que ocurre con las mantequillas de frutos secos o la mantequilla de cacahuete.

>> Vierte la mezcla en un tarro hermético y conserva a temperatura ambiente durante 15 días máximo. Si lo introduces en el frigorífico se quedará duro como una piedra.

*** Puedes tostar los copos de coco antes de triturarlos y conseguirás una manteca de coco tostada que es una auténtica delicia.

*** Puedes añadir una pizca de cardamomo, canela o vainilla en polvo para darle un toque especiado increíble.

Manteca de coco | Hazla en casa en un pis pas

Y ahora me dirás... ¿Y para que puedo usar la manteca de coco?

  • Para comer dipeando con fruta fresca.
  • Para untar sobre una rebanada de pan de espelta o unos pancakes.
  • Para poner una cucharadita al café o el té en sustitución a la leche.
  • Para hacer una salsa de tomate cremosa instantánea, añadiendo una cucharada a un buen tomate frito casero.
  • Para enriquecer un salteado de verduras o verduras asadas al  horno, añadiendo una cucharada una vez salteadas/asadas y removiendo ¡Espectáculo!
  • Para añadir a las gachas de avena de tu desayuno.
  • Para mezclar con curry.
  • Para usar en cualquier receta de bizcocho en sustitución a la mantequilla de cacahuete o de frutos secos. Por ejemplo, en este brownie sin.

¿Se te ocurre alguna forma más de usarla?

Compártela conmigo en los comentarios.

Comparte:

No soy médico, ni nutricionista, ni chef con estrellas michelín. Soy mamá de tres niñas; he cambiado mi vida y la de mi familia a través de una alimentación natural, de recetas de cocina sincera y de hábitos saludables. Mi misión es ayudarte a conseguirlo ¡Toma las riendas y cambia tu vida! Te ayudaré a crear un plan que te permitirá aumentar el bienestar de los tuyos con alimentos sanos sin renunciar a los sabores de siempre. ¿Te apuntas?

Sin comentarios

Deja un comentario