¿Te gusta el Pesto? Descubre cómo hacerlo

¿Te gusta el Pesto? Descubre cómo hacerlo

Lo sé, has llegado aquí buscando una receta de pesto, pero la realidad es que te voy a contar dos.

Hay montones de fórmulas para hacerlo, pero sin duda los más famosos son:

|a| Pesto Verde o Genovés.

|b| Pesto Rojo o Siciliano.

Los dos son en esencia muy parecidos y sería incapaz de decidirme por una solo.

Así que hoy tiro la casa por la ventana y traigo 2 recetas por el precio de 1.​

No te quedes sin descubrir cómo hacerlo porque es muy fácil.​

¿Te gusta el Pesto? Descubre cómo hacerlo
1

¿Cómo se hace el Pesto Verde?

Receta Tradicional 

1#. Ingredientes

1 diente ajo pequeño o 1/2 diente ajo grande bio

 15 gr hojas albahaca bio

50 gr piñones bio

90 ml aceite oliva virgen extra ecológico

1/2 cucharadita sal​ bio

30 gr queso parmesano

30 gr ​queso pecorino 

2#. Elaboración

Aunque la receta tradicional se haría en un mortero machacando los ingredientes poco a poco, vamos a actualizarla elaborando esta salsa en un robot o procesador de alimentos.

>> Introduce en tu robot el ajo, las hojas de albahaca sin tallos, los piñones y la sal y tritura durante un  par de minutos hasta que esté picado pero se noten pequeños grumos (no buscamos textura de papilla).

>> Añadimos el aceite y trituramos durante 3 minutos más para que emulsione.

>> Vierte la salsa en el recipiente de servir y ralla los quesos sobre ella. Remueve y listo para degustar.

3#. Importante

>> Desprende todas las hojas de albahaca de los tallos y pesa los 15 gr. Los tallos aportan amargor por tanto no los uses para preparar tu salsa.

>> Trocea con un cuchillo las hojas de albahaca antes de meter en tu robot, o se engancharán a las cuchillas y no trituran de forma correcta.

>> Puedes sustituir los piñones por la misma cantidad de cualquier fruto seco (nueces, avellanas, almendras...)

>> Si no vas a consumir la salsa en el momento, mantén refrigerada en un frasco hermético en el frigorífico y no añadas el queso hasta el momento de servir.

>> Si no encuentras queso pecorino sustituye por un queso curado de oveja.

¿Te gusta el Pesto? Descubre cómo hacerlo
2

¿Cómo se hace el Pesto rojo?

Receta infalible

1#. Ingredientes

1 diente de ajo pequeño o 1/2 diente ajo grande bio

12 ​tomates secos deshidratados en aceite bio

15 gr hojas de albahaca bio

50 gr nuez macadamia bio

100 ml aceite de oliva virgen extra ecológico

1 cucharadita vinagre balsámico ecológico

1/2 cucharadita sal​ bio

1 cayena pequeña (opcional)

40 gr queso parmesano​

2#. Elaboración

>> Introduce en tu robot el ajo, las hojas de albahaca sin tallos, los tomates deshidratados, las nueces, la sal y la cayena. Tritura durante un  par de minutos hasta que esté picado pero se noten pequeños grumos (no buscamos textura de papilla).

>> Añadimos el aceite y el vinagre y trituramos durante 3 minutos más para que emulsione.

>> Vierte la salsa en el recipiente de servir y ralla el parmesano sobre ella. Remueve y listo para degustar.

3#. Importante

>> Desprende todas las hojas de albahaca de los tallos y pesa los 15 gr. Los tallos aportan amargor por tanto no los uses para preparar tu salsa.

>> Trocea con un cuchillo las hojas de albahaca antes de meter en tu robot, o se engancharán a las cuchillas y no trituran de forma correcta.

>> Puedes sustituir la nuez de macadamia por la misma cantidad de cualquier fruto seco (piñones, avellanas, almendras...)

>> Si no vas a consumir la salsa en el momento, mantén refrigerada en un frasco hermético en el frigorífico y no añadas el queso hasta el momento de servir.

>> Si no encuentras tomates secos en aceite puedes usar tomates deshidratados de esta manera: hidrata los tomates en agua durante toda la noche, cuela, introduce en un tarro y vierte aceite de oliva hasta que estén cubiertos. Deja macerar 24 hrs y listos para usar.

¿Te gusta el Pesto? Descubre cómo hacerlo

Creéme el pesto no es  una salsa de moda, es uno de los grandes placeres de la vida.

Con cualquier tipo de pasta es un auténtico espectáculo.​

Además yo suelo usarlas como base de pizzas caseras en sustitución del tomate o mezclado con él, como ingrediente extra en una vinagreta para aliñar ensaladas, añadiendo una cucharada al puré de patatas, o para enriquecer un queso crema. También suelo añadir una cucharada al caldo de cocción de la quinoa.

Admite mil usos y todos con un resultado sorprendente.

Pero ahora dime, ¿Eres capaz de quedarte con una sola?

¿Cuál es tu preferida?

Nos vemos en los comentarios.​

Comparte:

No soy médico, ni nutricionista, ni chef con estrellas michelín. Soy mamá de tres niñas; he cambiado mi vida y la de mi familia a través de una alimentación natural, de recetas de cocina sincera y de hábitos saludables. Mi misión es ayudarte a conseguirlo ¡Toma las riendas y cambia tu vida! Te ayudaré a crear un plan que te permitirá aumentar el bienestar de los tuyos con alimentos sanos sin renunciar a los sabores de siempre. ¿Te apuntas?

Comentarios
  • El verde salió delicioso. Mañana ataco con el rojo. Gracias!

    21 enero, 2018
  • Siempre hago el pesto verde. Próximamente….probaré con el rojo. No lo conocía. Gracias Laura.

    5 marzo, 2018

Deja un comentario